domingo, 27 de diciembre de 2009

En el camino


















Familia Hemelrijk. Roulotte Papillotte


(...)El desafío de la humanidad en este momento es el de reaccio­nar ante una crisis radical que amenaza nuestra propia supervi­vencia. La disfunción de la mente humana egotista, reconocida desde hace más de 2.500 años por los maestros sabios de la anti­güedad y amplificada en la actualidad a través de la ciencia y la tecnología, amenaza por primera vez la supervivencia del planeta.

(...)Una proporción significativa de la población del planeta no tardará en reconocer, si es que no lo ha hecho ya, que la huma­nidad está ante una encrucijada desgarradora: evolucionar o mo­rir. Un porcentaje todavía relativamente pequeño pero cada vez más grande de personas ya está experimentando en su interior el colapso de los viejos patrones egotistas de la mente y el despertar de una nueva dimensión de la conciencia.

UN NUEVO CIELO Y UNA NUEVA TIERRA

(...)"El nuevo cielo" es el florecimiento de un estado transformado de la conciencia humana, y "la nueva tierra" es su proyección en el plano físico. Puesto que la vida y la conciencia humanas son una con la vida en el planeta, a medida que se disuelva la vieja conciencia deberán producirse simultáneamente unos cataclismos geográficos y climáticos en muchas partes del planeta, algunos ya los hemos comenzado a presenciar.

(...) El deseo incontrolado de tener más, de crecer incesantemente, es una disfunción y una enfermedad. Es la misma disfunción que manifiestan las células cancerosas cuya única finalidad es multiplicarse sin darse cuenta de que están provocando su propia destrucción al destruir al organismo del cual forman parte.

(...) El pasado no tiene poder para impedirnos estar en el presente. Los agravios del pasado sí. ¿Y qué es un agravio? El peso de viejas emociones y viejos pensamientos rancios.(...)

2 comentarios:

karma dijo...

Como nadie me comenta, pues me comento yo misma: ¿Qué pasais de largo lo del DESPERTAR? Mirad que me voy a mercar una campana estilo cencerro que vais a ver.

cronopia dijo...

Yo te comento , cariño, yo te comento.
Muy apropiada la foto escogida para ilustrar semejantes afirmaciones.Ellos son la prueba palpable de que muchas cosas están cambiando. Ellos hacen que todos nos cuestionemos nuestra manera de vivir.Ellos, con su presencia, traen brisas del otro lado. Del lado invisible. ¿qué son esas niñas sino hadas del bosque?