sábado, 23 de enero de 2010

AROMA DE INVIERNO

ES INVIERNO.
TODO ESTÁ QUIETO, SOSTENIDO EN EL TIEMPO:
LOS ÁRBOLES COMPLETAMENTE DESNUDOS,
LOS PENSAMIENTOS, LOS ÚNICOS PÁJAROS
QUE VUELAN ESTA TARDE.

SENTADO EN LA CAMA,
ESTE CUERPO ES HOY EL CUERPO
DE UN CANSADO GUERRERO:
LAS ARTICULACIONES DOLORIDAS
DE ANDAR TANTOS CAMINOS,
LOS OJOS FATIGADOS
DE TANTO MIRAR HACIA DONDE NO ESTABA.

EN EL PECHO BROTA LA NOSTALGIA,
MIENTRAS EL TIEMPO GOTEA
IRREMISIBLEMENTE POR MIS DEDOS.

Y SIN EMBARGO...
LA RESPIRACIÓN FLUYE TRANQUILA
COMO UN MAR EN CALMA,
COMO UN BÁLSAMO
CURÁNDOME LAS HERIDAS.
Roque

5 comentarios:

cronopia dijo...

El poema desprende una belleza comparable a las ondas producidas por una piedra que alguien arroja a un mar en calma.

Fer dijo...

El Invierno consigue, queramos o no queramos que estemos un poco más en contacto con "nosotros", su humedad, sus árboles "calvos",su negrura y su fuerza, provoca una letanía de letargos e insidiosas maneras, de comtemplarnos y admirarnos. Es el preludio de la "erupción" de nuestro ser, como la primavera para la Madre Tierra.

Anónimo dijo...

Bellísimos comentarios. Roke

Z. dijo...

Cómo se echa de menos la primavera, el calor, el sol brillante, sin embargo la respiración fluye tranquila en este invierno único. Qué precioso poema! he venido varias veces a releerlo pues me ha dejado un grato aroma y un anhelo de la primavera y a la vez aceptación de este momento.
Gracias amigos por este espacio que habeis creado aquí!

karma dijo...

Hola Roque, Gracias por este poema tan bello, por su cadencia circular y este sentimiento de paz que me proboca.
Un beso y un reconfortante abrazo