viernes, 18 de junio de 2010

CONJUROS DE VIDA, DE SOL Y DE FUEGO PARA UN AÑO NUEVO

CONJURO PARA ESCRIBIR CONJUROS EFICACES

Cuando tu mente apague sus luces en la noche
y el tiempo se contraiga como para el olvido,
cuando concilie tu materia
el movimiento similar de los opuestos en su seno,
cuando por fin recibas el presente,
tu vida y la memoria
de los siglos se haga un punto diminuto en tu pupila,
cuando sepas que puedes responder a la esfinge
sin darle tiempo a formular la adivinanza,
cuando te sientas lista para escupir el resto de
pólvora que quedó adherida a tu garganta,
podrás entonces empezar a escribir el conjuro.

NO como un ruego, nunca como plegaria o rezo
o una orden impuesta a tu destino,
sino como el efecto de un proceso interior
que se proyecta en verso y traza
el mapa de un camino que recorres a ciegas.
Un conjuro es un método, un rito transgresor
que rompe las inercias, destruye mecanismos,
hace de las heridas simples errores tácticos,
señala la estrategia que gana las batallas
y libera el poder que habita en la caverna.
Quien escribe un conjuro dicta sentencia al débil,
al derrotado, al triste, al que se apiada de sí mismo
y pierde, mendigándola, la fuerza que había de salvarle.
Cuando un conjuro falla
es porque miente quien lo dicta:
no recorrió la senda que describe,
no hasta el final, y mientras no lo haga
no concluirá el poema.
Un conjuro es un pacto que sellamos
en el alma al dictado del loco inmortal
con la sangre del cuerdo.

CHANTAL MAILLARD, Conjuros (2001)



















COMIENZA UN NUEVO CICLO DE SOL Y DE VIDA
Un bicaso para tod@s l@s briseir@s del mundo adiante.
Feliz solsticio para tod@s.

1 comentario:

Amelia dijo...

El efecto de un proceso interior... ciertamente.