miércoles, 9 de junio de 2010

LA LIBÉLULA VAGA DE UNA VAGA ILUSIÓN...


Pintura sobre tela de Marian
Bandeira do Brisas ( C.A.A.A. : Colectivo anarquista de alieníxenas autoxestionados).


" Dio orden a la cocinera de mantener el fogón siempre encendido y le dijo que había que estar preparados para alimentar a un número variable de huéspedes. Sabía por qué lo decía. A los pocos días comenzaron a llegar sus amigos rosacruces, los espiritistas, los teósofos, los acupunturistas, los telépatas, los fabricantes de lluvia, los peripatéticos, los adventistas del séptimo día, los artistas necesitados o en desgracia y, en fin, todos los que habitualmente constituían su corte. Clara reinaba entre ellos como una pequeña soberana alegre y sin dientes. En esa época empezaron sus primeros intentos serios para comunicarse con los extraterrestres y, como ella anotó, tuvo sus primeras dudas respecto al origen de los mensajes espirituales que recibía a través del péndulo o de la mesa de tres patas. Se le oyó decir a menudo que tal vez no eran las almas de los muertos que vagaban en otra dimensión, sino simplemente seres de otros planetas que intentaban establecer una relación con los terrícolas, pero que por estar hechos de una materia impalpable, fácilmente podían confundirse con las ánimas."

Isabel Allende; La casa de los espíritus


Yann Tiersen - el vals de Amelie






1 comentario:

marigaila dijo...

Libélula, esencia de los vientos de canbio, de los mensajes de sabiduría y deslumbramiento, de las comunicaciones más allá del mundo elemental.Su mundo está lleno de espíritus de la naturaleza.
El poder de transformarse en la ilusión. La iriscencia de sus alas nos recuerda los colores que no se encuentran en nuestra experiencia cotidiana.