domingo, 24 de octubre de 2010

De tripas corazón

Jajús
No jajús
Jajús y no jajús
Ni jajús ni no jajús
¿Quienes somos?
O se debería decir… ¿que es lo que somos?
Alérgicos o adictos al nombre de Dios, o al del Amor
Poco importa eso, le seguimos buscando
Todos, sin descanso, dia y noche
Lo sepamos o no, lo buscamos
Nos buscamos (lo que es lo mismo)
Lo buscamos…
Porque nuestro corazón
Lo sabe
¿Qué es lo que sabe?
Que somos, y que Dios si va de algo
Va de eso… de Ser, y de Amor.
Algunos-antijajús declarados- andan buscando soluciones para el mundo
“Hay que salvarlo,  dicen
Hay que equilibrar las tornas
Hagamos la revolución, permacultura, educación libre, etc, etc…”
Y olvidan que toda esa angustia nace solo de nuestra parte abandonada
Aquella que se siente sola,
no de sentirse uno con todos,  y con todo
Pero lo cierto es que el mundo, el verdadero mundo
Tiene poder y amor suficiente para salvarse solo, si le dejamos que lo haga
Y le ayudamos de la única forma real en el que podemos ayudarlo
 Amándolo por lo que es, no por lo que nos gustaría que fuera
Otros-los jajús- dicen: “bah, si el mundo se salva solo
para que preocuparnos del mundo
Cuando hay tanto aquí dentro para ver…”
Y se convierten en jaijus profesionales, en adictos de sí mismos
Y buscan y rebuscan en la basura, ensuciando un espacio con proyecciones e identificaciones sin fin, un espacio
Que es esencialmente puro, y que no necesita ser salvado, ni reconocido, ni testimoniado por nadie, que es lo que es, siempre
Allí dentro todo ES amor, como lo ES allí fuera
Lo que somos es lo que es, donde sea que miremos, hacia dentro o hacia afuera
¿Por qué no vemos el amor?
¿Por qué nos cuesta tanto reconocer que eso es lo que somos?
Porque aun andamos fascinados por las maravillosas u horripilantes apariencias de las que el amor se reviste, para no aburrirse, porque es como un niño que siempre esta ideando la siguiente  cosa
Porque nos enamoramos de muchas de esas pieles, en mor de otras
Porque cometemos el fatal error de creer que una piel puede ser mas hermosa que cualquier otra
Y de repente el amor y la belleza de todo se transforma solo en un tráfico de pieles
Y en una declaración de identidad y de intenciones que solo habla de la superficialidad de nuestras identificaciones, y en realidad, de nuestra pérdida, de nuestra confusa búsqueda de lo que realmente somos:
Soy jaju, no soy jaju, no soy jaju ni no jaju, te quiero no te quiero, me quiere no me quiere….pieles, pieles, pieles…
Tocar la piel de otra persona es uno de los mayores milagros que la existencia puede concedernos,
que nuestra piel sea tocada por la piel de otra persona es uno de los mayores milagros que la existencia puede concedernos
Pero no hay milagro comparable a ponerse en la piel del otro
Solo entonces es cuando se comprende
Y se ama
La  vida es como contemplar una cascada de agua
Si la miras relajadamente,  sin enfocar la mirada, solo veras una corriente ininterrumpida
Imposible de decir e imposible de no decir
De la que pronto te das cuenta de que también haces parte
-¿Quién la mira entonces, que mira a que?, esa es la pregunta que surge y muere nada mas nacer.
Si la miras concentradamente, enfocando la mirada, podrás detener el tiempo, observar cada detalle, cada gota de agua,  y hacer hermosas fotografías
Tanto la corriente como la gota son bellos, y ambos contienen la verdad.
Pero la vida consiste en ambos, en desenfocar y en enfocar la mirada, y en saber cuando hay que hacer una cosa y otra.
Los jaijus se pasan la vida desenfocando la mirada, diciendo “todo es uno”, y santas pascuas
Los no jaijus se pasan la vida observando y analizando los detalles, y olvidando que todos hacen parte del mismo paisaje. Que los detalles, y la formas existen y no existen…
Por eso lo mejor es saber cuando hay que ser jaiju y cuando no, porque al fin y al cabo no son más que nombres
Que vanamente intentar enmarcar la totalidad que somos siempre
Y que tanto miedo tenemos en mostrar
Porque implican las mil y unas contradicciones de un alma que no cabe en un solo cuerpo
Pero también los ciento y un mil tesoros de la abundancia…y de el encuentro, y del reecuentro.
Jajus
No jajus
Jajus y no jajus
Ni jajus ni no jajus
Todos somos todos, todos somos todo, y por eso, y sin remedio
Estoy completa y perdidamente enamorado de todo y de todos
No hay pìel vuestra  que no me fascine, que no quiera tocar, con la que no quiera fundirme (y con-fundirme)
Y sin embargo, para poder tocaros a todos
No puedo identificarme con nadie, ni enamorarme de uno solo
Por mucho que a veces la vida me tiente a ello
(a ponerme de uno u otro lado, a enamorarme de uno y no de otro)
He de hacer, como se dice, de tripas corazón
Y nunca mejor dicho.

Así es la cosa.

Con amor,
César

*Jajú: Término acuñado por Fritz Andersen , y ya popularizado y muy en uso por estas tierras,  para designar a las gentes y /o actividades  explícita o implícitamente  “espirituales”.

1 comentario:

Cronopias dijo...

FRITZ ANDERSEN,EL MAGO INVISIBLE, EL MÁS JAJÚ DE LOS JAJÚS.