jueves, 11 de noviembre de 2010

Tiempo del Sueño

Quien esperábamos está aquí: Somos nosotros!




















Lorraine Williams. Rainbow Serpent Dreaming



Qué más puede pedir una que el sorprenderse a sí misma sintiendo cada instante?
Comprobar como el tiempo se alarga o encoje a voluntad. Como se puede ser testigo de cada uno de tus movimientos, sin que haya nadie ni nada que te impida ser, actuar, por y desde ti.
A veces, andamos sin darnos cuenta del desbarajuste total que nuestras células llevan. Implicándolas constantemente en movimientos rápidos y la mayoría de las veces contradictorios.
No es de extrañar que en cualquier momento digan vasta y se pongan como locas ellas mismas a actuar en cualquiera dirección, como una cuerda pasada.
Cuesta mucho devolver el cuerpo a su estado natural. Acostumbrado a seguir direcciones locas.
El corazón ahora solo persigue su latido y este va acompasado por el ritmo de la vida que, en este tiempo es pausado y recogido.
Tiene un encanto especial el Otoño. Su claroscuro nos avisa de la fascinación de la luz y el recogimiento de la sombra.
Como no agradecer este regalo que me habéis dado.
Gracias hermanas y hermanos, peregrinos de la vida en el camino:


Recojo el murmullo del silencio entre las hojas
Se pierden los pasados, presentes y futuros
Se detiene el aliento entre las brasas
Surgen las figuras que lo habitan
Contonean las fogatas
Y la serpiente del arco iris retorna a casa

1 comentario:

César Bacale dijo...

Recordarse, constantemente.
Fuera y dentro (si es que ya se puede hablar de un fuera y dentro)
Mmmm, delicioso final...
Mas besos.