lunes, 20 de diciembre de 2010

Conectando con nuestro espiritu animal

Publicado en:
http://trinityatierra.wordpress.com/
En Tanzania, concretamente, en el parque de Serengueti, cuando comienza la temporada de lluvias, los ríos se desbordan de sus cauces.  Este es el momento también en que los animales de aquel lugar emigran a zonas más adecuadas para su supervivencia y se ven obligados a enfrentarse a las crecidas de las aguas para llegar a su destino. Este año, las crecidas han sido especialmente importantes y turbulentas y no ha sido tarea fácil para los mamíferos más jóvenes, que se han visto con serias dificultades para no perecer ahogados.
El hipopótamo, al que se dedica este post, a diferencia de lo que haría habitualmente, atacando a animal de cualquier otra especie que se acerca al río donde él se baña en su territorio, pone aquí un empeño heróico en salvar a dos crías, una de antílope y otra de cebra. Por alguna razón, eligió a esos animales, entre los más indefensos, para acercar su morro al cuello de los animales y ayudarles a salir a flote.
Este ejemplo de cooperación espontánea entre especies diferentes no es nada raro en la naturaleza. Este caso me emociona especialmente porque el animal consigue salvar a dos pequeñas crías.
Es un ejemplo maravilloso de las perlas preciosas que esta Tierra lleva en su seno y que nosotros, los seres humanos, aun conservamos también.
Ese es el espíritu que nos salvará.

3 comentarios:

nnonn dijo...

Yo no lo veo tan claro. El hipopotamo se sabe que ultimamente se le da por comer carne...
Los las dos indefensas crias fueron una curiosidad para el hipo, y no fue a mas, el caballo de agua es vegetariano por evolución.
En la segunda filmación la cebrita sale disparada hacia delante mientras el hipopotamo lanza la cabeza hacia atras. Ummmmmmmmm no se no se. Creo que NO. Se salvaron gracias a Dios, la fuerza del río y la indecisión entre una fuerza natural o un comportamiento anomalo ultimamente en esa especie.
Han aparecido gran cantidad de hipopotamos muertos por comerse entre ellos y transmitirse enfermedades.

En fin. Saludos.

Manu.

Antonio Palma dijo...

Esta bien; se puede ver el vaso medio lleno o medio vacio, el hipopotamo altruista o la presencia de Dios.
Todo fluye como las aguas del rio.
Lo que está claro es que el hipopotamo de la imagen opta por no comerse a nadie y su intervención sirve para que otros seres consigan llegar al otro lado del rio.
A mi me gustó por el mensaje que lleva dentro, sobre todo para los "otros hipopotamos" esos que dices que se devoran entre ellos.

Feliz Navidad.
Paz y Amor en la tierra a los hobres y mujeres de buena voluntad.

Anónimo dijo...

Tu eres un ser humano esperanzado. Por eso ves las cosas con esa prespectiva.


Un saludo cordial, y felices fiestas.

Manu.