jueves, 24 de diciembre de 2009

ODA A LA CENA DE UNA NOCHE EXIGENTE

Con sabor a calentito para las meigas....
por todo su sacrificio ante las cacerolas.

Ya sólo es necesario
dejar en el manjar
caer la crema
como una rosa espesa,
y al fuego
lentamente
entregar el tersoro
hasta que en el caldillo se calienten
las esencias de nuestra ría,
y a la mesa
lleguen recién casados
los sabores
del mar y de la tierra
para que ese plato
tú conozcas el cielo.

Adaptación de recetas de Afrodita.

2 comentarios:

cronopia dijo...

UMMMMMMMM........Í N T I M A S
S U C U L E N C I A S.


MUCHOS BESOS , FER.

karma dijo...

Bueno en un plis, plas, he retrocedido una semanita. Toma ya! el viaje en el tiempo.

Y de nuevo a los pucheros! En verdad, el tiempo no existe.

Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo