miércoles, 24 de febrero de 2010












LOS VERDES PRADOS DE LA INQUIETUD


Deja que acaben las semanas como deben,
no con nubes de polvo derramado
sino en certeza pura de sol,
y con suaves vientos rebasados
por el amor que disputamos
en estos verdes prados de inquietud.
Tú, amor, verdaderamente eres la belleza misma,
nunca el austero orgullo de la necesidad.


Robert Graves

2 comentarios:

QUEOQUINA dijo...

Gracias por esta hermosa entrada me quedo con el para terminar la semana, recibe un abrazo.

karma dijo...

Hola Roque: Precioso poema éste de Graves, nunca leí nada de él. Gracias por mostrármelo.
La Inquietud en estos tiempos parece que navega en ondas de energía que recibo constantemente y que me alertan a cada instante: sosiego y paz. en eso andamos.
Un beso